silhouette-3623461_960_720

5 propósitos de año nuevo fotográficos.

Comienza 2019. Tenemos 365 días para desarrollarnos antes de volver a estar en esta situación.

En mi caso, utilizo el comienzo de año como suerte de punto de referencia con el que comparar mi trabajo fotográfico. Ver si hay avances, ver si he mejorado, si mis conceptos son diferentes, mi técnica mejor, mi edición mejor, o si por el contrario me he estancado.

Por lo tanto, este año voy a hacer 5 propósitos que quiero aplicar a mi fotografía, pero que pueden ser muy útiles para vosotros.

Perder el miedo al flash:

Me da miedo la iluminación artificial. Es compleja. Hay muchos más parámetros que controlar. Se suma una variable más. Y al principio puede ser apabullante. Demasiado que controlar (¿De dónde viene la luz? ¿Qué calidad? ¿Cómo monto el flash? ¿Cuánta potencia? ¿Qué parámetros uso?)

Yo que soy fotógrafo de luz natural y retratista me veo con una nueva técnica que me permite no depender de la iluminación exterior. Me da control. Me da la posibilidad de hacer la foto que yo quiero, no la que las condiciones me imponen (en su justa medida, por supuesto).

Por eso, creo necesario aprender a controlarla para poder mejorar mi fotografía, cambiar mi estilo y sobretodo desarrollarme más como fotógrafo (que debería ser el objetivo). Aprender a dominar la luz artificial me servirá para poder mejorar mi fotografía natural.

Haré una serie de artículos en mi experiencia con la iluminación artificial, que espero os sean de utilidad para ir viendo mi progresión.

Ver nuevas caras, nuevos modelos.

He sacado fotos a muchos de mis conocidos, a mis amigos, conocidos y familiares. Y me encanta. Pero existe cierta magia en el momento que conoces a alguien nuevo e intentas retratar lo que te transmite ese encuentro.

De conocer gente, se trata esta afición, de soltarme, aprender y descubrir nuevos mundos, para luego intentar plasmarlos en una fotografía. Así que este año quiero sacarle fotos a gente que no conozco. Gente que se preste para ello y quiera dedicar una hora de su vida a conocernos a través de la fotografía con el objetivo de plasmarlo en una imagen.

Crear un proyecto personal fotográfico.

La fotografía es un campo que te permite explorar tu creatividad hasta límites insospechados. Y creo firmemente que el objetivo de la fotografía debería ser encontrar un significado a tus imágenes más allá del valor estético que proporcionen.

Puede ser una imagen preciosa, pero si no dice nada, será una imagen más. En cambio, una imagen de dos amigas a la salida de una discoteca, aunque imperfecta, puede llegar a generar más emociones en la gente que las ve.

Por eso, este año quiero emprender mi primer proyecto fotográfico. Aún no sé cuál, ni cómo se llamará, ni cuál será su desenlace, pero sé que estará centrado en personas. Porque de eso trata mi fotografía. De personas.

Ver muchas más fotografías (y no sólo fotografías)

La cultura visual es uno de los apartados más importantes de la fotografía. El poder discernir por qué es una fotografía como las de Cartier-Bresson considerada un referente me parece imprescindible para mejorar en la fotografía.

Y para eso, voy a tener que ver muchas imágenes, estudiarlas, ver cómo se han hecho, intentar adivinar la luz, el por qué de la ropa, la expresión. Huir de instagram y ver el trabajo de fotógrafos que han significado algo para el mundo de la fotografía.

Por eso, me he comprado varios libros de fotografía, que creo me ayudarán a mejorar mi visión de la misma: 50 retratos de Gregory Heisler, At Work, de Annie Leibovitz, y Magnum.

Cada uno, me aporta algo diferente, enfocado hacia donde quiero ir.

Pero no sólo de fotografía se enriquece uno, si no que es necesario que explore el cine, los museos, las representaciones teatrales, los cuadros (como cuando fui al National Portrait Gallery)… y todo ello, servirá para enriquecerme como fotógrafo.

Sacar muchas fotografías. Y aprender de ellas.

Por último, mi propósito es que este año esté lleno de fotografías, que documenten mi vida, pero también mi evolución y la gente que retrato. Que me sirva de aprendizaje.

No dejar la cámara sin utilizarse ni una sola semana. Siempre buscar la manera de crear contenido y seguir aprendiendo. Mejorar mi edición, mi encuadre, mi iluminación, mis poses, en general, toda mi fotografía. Crecer yo, como persona.

Así que estos son mis 5 propósitos para 2019. Espero cumplirlos y poder ver esta entrada en 2020, con satisfacción por el trabajo bien realizado.

  • Por cierto, este blog es mi 6º propósito. Esperemos mantenerlo.

 

 

 

Comparte este post:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *