Entendiendo la exposicion

Curso de flash 101: Entendiendo cómo funciona el flash

Comprendemos la exposición con luz natural.

En ella tenemos tres elementos que influyen en la exposición de la fotografía: La apertura, la velocidad de obturación y la ISO. Funcionan en lo que es llamado el “triángulo de la exposición”.

Es relativamente sencillo, con cierta práctica entender cómo funciona este triángulo. Cuanto mayor sea la apertura de la cámara, más luz entra. Cuanto más lenta sea la velocidad de obturación, más luz entra. Cuanto mayor sea la ISO de la cámara, más luz entra. (y viceversa).

Equilibrando estos tres valores conseguimos lo que llamamos una “exposición correcta”, que podemos conseguirla mediante varias combinaciones de los parámetros, será la misma exposición una imagen a f 1.4, 1/200s ISO 100, que una imagen a f2.8 1/100s ISO 200.

Y hasta aquí es sencillo, puesto que simplemente es tarea de jugar con estos tres parámetros para conseguir la exposición que queremos.

Incorporando el flash al triangulo.

Sin embargo el flash es distinto.

El flash es un destello puntual de una duración realmente corta en toda la exposición de la fotografía.

Las velocidades a las que hacemos una exposición pueden llegar a parecernos realmente rápidas (1/200s es imposible de ver con el ojo humano). Sin embargo, el flash va en un orden de magnitud por encima de esa velocidad. Un flash disparará (por decir algo) a 1/10000s. Es decir, comparado con el tiempo de exposición de la fotografía, es un valor muy, muy pequeño.

Y este flash puede ser disparado en cualquier momento de la exposición, que tendrá la misma intensidad. Ya sea justo al principio o al final de la exposición (Una técnica llamada Rear-curtain sync, de la que ya hablaremos.)

Por lo tanto, la velocidad de obturación no afecta a la exposición del flash. Únicamente modifica la cantidad de luz ambiente que entra en la cámara.

Un flash que de una exposición correcta a f/8  y 1/250s seguirá dando una exposición exactamente igual a f/8 y 1/60s. El único efecto visible será que el fondo ha subido dos pasos de exposición.

La frase que más grabada a fuego me ha quedado, viene de Gregory Heisler:

La apertura controla el flash, la velocidad de obturación el ambiente.

Una frase realmente simple, pero contiene todo lo que necesitamos para exponer adecuadamente con el flash.

Consiguiendo la exposición correcta con el flash.

Cuando queremos exponer una imagen para ser iluminada con flash debemos tener ciertos parámetros en cuenta:

La velocidad de obturación, a menos que estemos trabajando en HSS, no puede ser superior a 1/250 en la mayoría de flashes. Por lo cual, este será el valor de referencia que tomaremos para configurar nuestra cámara.

El valor de ISO será siempre que sea posible el valor mínimo de la cámara. En este caso, será de ISO 100 en mi cámara (y en la mayoría).

Lo último que nos queda es regular la potencia del flash. Un buen punto de partida es disparar a una potencia que sea la mitad de la total de mismo, debido a que gasta menos potencia por cada disparo y otorga una luz más que suficiente en prácticamente todas las ocasiones.

Por último, con la apertura ajustaremos el valor hasta conseguir la exposición que deseemos. En este caso podemos probar con f/8.

Normalmente, en una habitación normal, con un valor de 1/200 y f/8 a ISO 100 conseguiremos que la luz ambiente sea prácticamente residual o inapreciable, consiguiendo que la única fuente de luz que tengamos sea la que viene de nuestro flash.

Tal que así:

Ajustando su potencia, podremos conseguir iluminar más a nuestro sujeto. También podemos jugar con la apertura de nuestro objetivo para conseguir el mismo efecto.

Poniéndolo todo en práctica.

Ahora lo que nos toca es ponerlo en práctica.

Para ello empezaremos por montar nuestro set de iluminación básico (Para lo cual haremos una breve guía) y buscarnos un sujeto que se quiera prestar a las pruebas.

Toda la teoría del mundo, vídeos de YouTube, o incluso este curso, no sustituye a la práctica, por lo que te recomendaría que en cuanto te leas la siguiente entrada y montes adecuadamente tu equipo (Puedes saltártelo si crees que no es necesario!), te pongas a sacar fotos a ti mismo, tu padre/madre o un amigo que se preste, intentando conseguir una exposición correcta.

Así que es hora de pasar a la siguiente entrada:

Cómo montar tu equipo de iluminación correctamente.

Nuestras primeras fotos con el flash.

 

Comparte este post:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *