microinfluencers

¿Se puede ganar dinero siendo influencer?

Los influencers, y los microinfluencers en particular ganan dinero, si, ¿pero cuánto?

Cuando escuchamos datos como que para comprar un tweet de Cristiano Ronaldo hay que pagar unos 260.000€, pensamos que todo el mundo que es influencer cobra una millonada. Y nada más lejos de la realidad.

Según el financial Times, es ganas más dinero trabajando en un McDonalds que si te dedicas al mundo de los influencers. En concreto, 5.000$   más. Pero tomemos esta estadística con pies de plomo. Sólo se refiere al dinero generado por los anuncios, y no por las colaboraciones con marcas, post promocionados, o productos derivados de la influencia que tiene.

Lo que sí podemos saber a ciencia cierta, es que lo que gane cada influencer será totalmente distinto a lo que gane otro, incluso aunque estén en la misma categoría. Fuentes de ingresos distintas, acuerdos distintos, maneras distintas de gestionar el capital, su marca y su influencia harán más que los simples números.

Saltan estadísticas como que Ryan Toys Reviews gana unos 22 millones de $ al año. Pero detrás de esa cifra está todo un trabajo detrás, un márketing, un producto y un servicio.

Por que al fin y al cabo, los influencers son un recurso más a la hora de promocionar un producto, marca o servicio. En el márketing no existen reglas grabadas a fuego, y para cada caso existirá una solución más apropiada.

Los influencers, especialmente aquellos que están centrados en nichos muy concretos (usemos el caso de Ryan, juguetes para niños) son muy potentes a la hora de generar una campaña de promoción. Si un niño pequeño ve que Ryan juega con un juguete, las probabilidades de que lo quiera tener son mucho mayores que si simplemente ve un anuncio en televisión. Al fin y al cabo, puede ver cómo es jugar con el mismo, todas sus funciones y ve cómo se divierte.

Y llegar al público siempre tendrá un coste. Puede ser en coste de inversión (anuncios de SEM, Google, Facebook Ads….) o en tiempo (boca a boca, foros, calle, marketing offline, eventos…) o en una mezcla de ambos. Pero hay una métrica muy interesante que unifica a todos los medios, que es el CPM (Coste por mil impresiones).

Y aquí es donde utilizar a influencers puede tener sentido, ya que tienen una gran base de público, muy targeteado, con un acceso muy fácil. Para llegar al mismo público mediante anuncios, es muy probable que tengas que invertir una cantidad considerable, además de que no garantizas que el público convierta (compre) lo que tú quieres.

¿Y cuánto se puede pagar por un post?

Aquí la cifra puede variar, pero según el Financial Times: “un influencer con 100,000 followers en Intagram, puede llegar a cobrar unos 2.000€ por imagen, mientras que un influencer con entre 4 millones y 20 millones puede cobrar entre 5.000 y 10.000€. ”

Y nos puede parecer una cantidad desorbitada, y más por una imagen únicamente. Pero entonces, ¿por qué se pagan estas cantidades tan grandes?

El retorno de la inversión. O por qué se paga tanto.

En márketing, no se miden las campañas por cuánto cuesta, si no por el retorno de inversión que generan (al menos si se hacen bien las cosas).

Y si las grandes marcas están haciendo estas campañas y pagando estas sumas es por un factor realmente sencillo: Porque generan beneficio.

Cuando hacen una campaña con un influencer, están generando impresiones a un público muy selecto, que es muy probable que acaben comprando su producto. Ejemplos de esto pueden ser la marca de pintalabios de Dulceida (agotada al instante), o los juguetes que promociona el mismo Ryan.

¿Tú no querrías pagar 5.000$ por un post, si se te agota todo el stock de tu producto y la gente sigue demandando? (Te aseguro que ganas más de 5.000$).

Entonces, ¿es posible generar dinero siendo influencer? Por supuesto.

¿Todos los influencers son millonarios? Claro que no.

En otras entradas hablaremos de casos más particulares, pero esta es una primera aproximación al mundo de los influencers.

 

Comparte este post:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *